martes, 18 de febrero de 2014

Magdalenas Tradicionales


Me preguntareis que a que vienen los corazoncitos, que voy con retraso porque San Valentín ya pasó. Pero no sé dónde he leído una frase que dice tal que así “¡Que le den a San Valentín, yo te quiero todos los días de año!” y que viene muy al caso, cualquier día es bueno para decir te quiero.


En primer lugar presentaros mi regalito de San Valentín. Este libro de Mr. Wonderfull, que es hipermegadorable y achuchable, y eso que no es un peluche.

Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias...

Después de tal cantidad de azúcar aún me queda una nueva ración que dar, y esta viene en forma de magdalenas.

Pero para que nadie se empache, ni le dé un coma diabético (algo posible de todas formas) aquí una receta de magdalenas de toda la vida. Las tradicionales, las que hace la abuela, las que venden en la panadería de la esquina, esas que mojas en la leche y te relames del gusto, y encima son facilísimas de hacer.


Magdalenas tradicionales

El corazón no es comestible


Ingredientes:

·         2  huevos.
·         100 gr de azúcar.
·         Ralladura de una naranja.
·         25 ml de zumo de naranja.
·         125 ml de leche.
·         125 ml de aceite de oliva suave.
·         125 gr de harina.
·         1 sobre de levadura química.
·         Azúcar para espolvorear.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 Cº y colocamos sobre la bandeja las cápsulas para las magdalenas.

En un bol mezclamos 2 huevos con el azúcar.

A continuación añadimos la leche y el aceite de oliva suave, la ralladura de naranja y el zumo de naranja, y volvemos a mezclar todo.

Por último añadimos a la masa la harina y la levadura, y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.

Repartimos la mezcla en las cápsulas, en este caso doce (no muy grandes) y espolvoreamos azúcar. Horneamos unos 15 minutos.

Sacamos del horno, dejamos enfriar, y listas para proporcionarnos un cuasi coma diabético.


Que aproveche, y feliz no San Valentín.



5 comentarios:

  1. A veces lo sencillo puede ser igual de bueno que lo que no lo es... Estas magdalenas me encantan :D

    Me alegro de que te gustase el libro. A mí también me gusta la frase del primer párrafo.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy sabias tus palabras. Disfrutalas, y que no me entere que se estropean.

      Y gracias otra vez por el libro.

      Eliminar
  2. Feliz san Valentín!!!!

    La próxima vez tienes que hacer muffins, Magdalenas suena taaaaaan vulgar.

    ResponderEliminar

Soy como una niña pequeña, así que cada comentario que me dejas es como darme un caramelo, y una sonrisa.

¡Mil Gracias!